Llevo.

17 03 2010



Llevo casi un año viviendo nuevamente en BA. Llevo casi un año entendiendo que también hay otras cosas de las que no me arrepiento.  Llevo de las buenas y de las malas. Llevo un año de amor, de acuerdo interior, de resultados tangibles. Llevo un año de besos, de piel, de sabanas plegadas y contraídas. Llevo conmigo el peso de su cuerpo en la espalda, el de su cuerpo en mi pecho, el de su mirada intensísima en la mía. Llevo un bagaje de historias por contarle, de cuentos por leerle, de sonrisas inesperadas y sisadas con desparpajo. Llevo las utopías a cuestas, las ideas deshilachadas como los dobladillos de mis pantalones  y los ideales remangados. Llevo la locura aferrada a mis ideas y la suya empujando mi  manía viva. Llevo la pasión por lo que viene, la pasión por lo que no quiero y la pasión por lo que puede venir sin que yo lo sepa ni procure. Llevo la barbarie a cuestas, el atraso a cuestas y el malhumor al ras como todas las veces.  Llevo la tosquedad de mis manos, la torpeza de las tuyas y nuestros dedos entremetidos como un nido en invierno. Llevo la lectura pendiente, la recomendada y la que definitivamente nunca leeré. Llevo los cuentos oídos en viejos fogones, los que me hicieron en mis trabajos y los que hice buscando historias distintas. Llevo las mentiras ensortijadas en audacia, en ficciones de otrora, las pedidas lágrimas de cocodrilo  y las que saliendo reales de mis ojos solo fueron tan duraderas como el olvido en el que se encubrieron.   Llevo lamentos ajenos, lamentos propios y de oprobio mal disimulado. Llevo la sonrisa falsa para muchos, la verdadera para pocos y la interna solo para ella. Llevo conmigo la efusión por lo que emprendo, por lo humilde de los grandes y por el asco de los que no lo son y dibujan serlo. Llevo el cuchillo afilado para trozar a los que no tolero y obviar a los que no les antoja.  Llevo la piel manchada con los pasos del tiempo por eras de espanto, fosforescencia y de cerrazones.  Llevo las máculas que no pude borrar y las que no me dejan tapar ni disimuladas entre las ropas. Llevo conmigo las uñas clavadas en la carne, las de placer y regodeo y  las de queja suplicante.  Llevo la carraspera de iglesia ante la estupidez ajena, la tos de velorio parsimonioso y el suspiro de piel desnuda sembrada en el viento. Llevo la música que me excita y estimula, la que me duerme en todos lados, la del asco evidente y la que nunca podre escribir, ni crear, ni tocar por ignorancia adquirida. Llevo las leyendas que no son, soy, ni seré, las que no corrieron y las que pueden ser si las invenciones del hoy se plantan y se marchan. Llevo las arrugas de mis décadas, las canas de mis días, los kilos de los años, los ojos de siempre y los dolores que no se desvanecen como a los veinte. Llevo mi tenaz deseo, mi  terco apetito, mi tozuda codicia y mi porfiada incapacidad de escribir y la frustración que conlleva.

Llevo…

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

17 03 2010
Laura F.

Como siempre, muy lindo leerlo Sr. ZV!!! Hacia tiempo no escribia. No coincido on la última parte “mi porfiada incapacidad de escribir y la frustración que conlleva”. No soy la única que lo lee y me gusta lo que publica (mis amigas blogeras caen a sus pies, yo no porque tengo el mio propio aunque no escribe), además es tan romantico pensar que escribe porque DES se lo pidio ….
Saluditos

17 03 2010
zapatillasverdes

Siempre creí y aún lo hago, que Des debía terminar la historia. Debe ser su final y no el mío ya que este blog es solo anecdótico, un mero apéndice. Por eso estas letras son fuera de concurso.
Gracias por el piropo sobre mis intenciones literarias. Debo aclarar que mi incapacidad es más notoria cuando debo cerrar mis escritos. Tengo varias novelas a medio camino, sin finales y desde ya, todas horrorosas y dignas de hoguera.

Sobre lo de sus amigas blogueras… me pongo colorado.

Z.V.

17 03 2010
Belén

Porfiada incapacidad para escribir?? Mmmmm

Yo diría más bien “vicio de ser modesto, aún cuando la realidad indique lo contrario”…

A calzón quitado, ZV, usté es un grosso, señor! Y lo de las novelas…bue, antes de irme por las ramas lo dejo ahí. Pensá en qué significa para vos terminar una novela, buscarle un final. Es algo muy común en los escritores, al fin y al cabo!

(Sí, me fui por las ramas igual. No puedo conmigo misma).

Un saludo…y muy bellas palabras, por cierto.

19 03 2010
zapatillasverdes

Gracias, no puedo mas que agradecerte las letras. La respuesta podría ser más larga pero también me iría por las ramas.

Z.V.

17 03 2010
...(des)encontrada...

Llevo…
…casi un año volviendo a creer en finales felices. ¿Me estaré volviendo más estúpida?

Este 28 comamos perdices.

***

D

19 03 2010
zapatillasverdes

No. Apenas consciente de lo que despertás en mi.

Z.V.

17 03 2010
74. Entre la espada y la pared. « …(des)encontrada…

[…] 74. Entre la espada y la pared. 16 Marzo 2010 Posted by …(des)encontrada… in 2009. Tags: Blog, Discusión, Dudas, El viajero, Facebook, Problemas, Zapatillas Verdes trackback Del otro lado: Llevo… […]

23 03 2010
75. Entre la espada y la pared (2). « …(des)encontrada…

[…] 75. Entre la espada y la pared (2). 23 Marzo 2010 Posted by …(des)encontrada… in 2009. Tags: Blog, Discusión, Dudas, El viajero, Novio, Problemas, Zapatillas Verdes trackback Del otro lado: Llevo… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: